Amenazas de una escalada en los ataques turcos a Rojava

Comuna Internacionalista de Rojava

15 de abril de 2020

La situación en los frentes de Rojava muestra que los ataques militares a la Revolución pueden rápidamente pasar una vez más de su actual etapa de baja intensidad a una de alta intensidad. En particular, la situación en Shehba es muy reveladora; los bombardeos y ataques de artillería que habían tenido lugar en las últimas semanas, se han intensificado en los últimos días. Los drones están sobrevolando sin parar la zona. Los mercenarios yihadistas y sus familias procedentes, por ejemplo, de Tel Rifaat, se reúnen gracias a la ayuda del servicio de inteligencia turco (MIT) en áreas como Azaz, que están ocupadas por el estado turco fascista y sus aliados. Muchos de estos mercenarios formaban parte de al-Nusra y por lo tanto cuando la zona fue liberada en 2016, dejaron su ciudad natal Tal Rifaat, uniéndose a otras fuerzas yihadistas cuyo objetivo era destruir el proyecto democrático. Al mismo tiempo, vemos también una creciente presencia de milicias yihadistas en al-Bab, donde las Fuerzas de Liberación de Afrin (siglas en kurdo: HRE) están luchando contra el avance de las fuerzas de ocupación en la zona. En la región hay también presencia de Rusia que tiene allí varias bases militares, pero su silencio es una señal de que no desaprueban que la ocupación se extienda.

Esta creciente acumulación de fuerzas enemigas está relacionada con la situación en Idlib, donde Turquía tiene una enorme presencia militar con más de 6000 vehículos militares, unos 29000 soldados y 60 bases militares. Idlib ya está prácticamente anexada por Turquía, hasta el punto de que las recientes protestas de la población han sido reprimidas brutalmente por la policía turca. En la actualidad, Turquía sigue reforzando el contingente de sus fuerzas especiales en Idlib y la zona es rodeada de drones. Estos preparativos demuestran que Shehba se encuentra en una situación de riesgo respecto a los posibles ataques de diferentes bandos que sin embargo persiguen el mismo objetivo, el de completar la ocupación y colonización de la región de Afrin y zonas cercanas, cometer más genocidios contra la población local y aplastar los logros de la Revolución obtenidos con tanto esfuerzo. Dado que la población de Shehba es consciente de esta situación y está preparada para resistir, nosotrxs también tenemos que estar preparadxs para estos ataques, y entender la conexión con la desastrosa situación de la política interna de Turquía.

La actual crisis del Covid-19, el casi único foco de atención de todos los Estados y sus medios de comunicación, sirve para justificar las leyes y medidas de emergencia y un rumbo hacia el fascismo, también en Turquía. El estado turco no sólo trata de fortalecer su hegemonía dentro de su propio territorio, sino que también sigue persiguiendo sus fantasías neo-otomanas más allá de sus fronteras, llevando a cabo los preparativos para los futuros ataques contra la Revolución, y eso sin apenas atención. A nivel interno, Turquía se encuentra en una crisis, y el repentino anuncio del toque de queda hace unos días se enfrentó a mucha resistencia entre la población. El teatro político que siguió a la dimisión inicial y la consiguiente “reinstalación” del Ministro del Interior, Soylu – que es la mano derecha de Erdogan y muy conocido por sus políticas de guerra total contra el movimiento de liberación kurdo y todas las estructuras democráticas logradas gracias a este movimiento – revela la continua crisis interna del fascismo del AKP/MHP. Por lo tanto, Turquía intentará compensar esta crisis atacando aún más al movimiento de liberación kurdo, y por lo tanto, también a la Revolución aquí, en Rojava. Vemos que con las actuales ofensivas del PDK (Partido Democràtico del Kurdistán) en las áreas controladas por la UPK (Unión Patriótica del Kurdistán) cercanas a las Montañas de Qendil, la posibilidad de moverse para la guerrilla se ve limitada, provocando así un consecuente conflicto interno kurdo, algo que beneficia solo al fascismo turco y sus objetivos genocidas contra el Kurdistán. Esto podría conducir incluso a una guerra, y además promueve el objetivo de Turquía y sus aliados de atacar el movimiento de liberación kurdo en todos los frentes. Ya hace un año se produjeron acontecimientos similares, mostrando que si un ataque inmediato contra Rojava está tardando es sólo porque el foco de los ataques continúa en otros frentes: en zonas de Bakûr, las Montañas de Qendil o en Maxmur, es decir en lugares donde el confederalismo democrático se ha puesto en práctica.

Justo mientras estábamos escribiendo este texto, nos llegó la noticia de que Maxmur ha sido bombardeado por drones turcos, matando a 3 mujeres en un campo abierto e hiriendo a otras personas. Un hecho que confirma estas análisis. Lo vemos claramente como un ataque contra la Revolución y el sistema del confederalismo en todas partes. Tener la liberación de la mujer como un pilar central de la Revolución es un claro obstáculo al sistema patriarcal y genocida del Estado. Siendo una de las expresiones más extremas de ese pensamiento patriarcal, Turquía y sus aliados siempre han considerado la liberación de la mujer como una amenaza existencial.

Vemos también que se llevan a cabo nuevos ataques mediante una guerra especial, mediática por parte del Ministerio de Defensa turco, y por lo tanto también los medios de comunicación turcos, que diariamente fabrican información y publican noticias sobre operaciones “exitosas” contra el movimiento de liberación kurdo. Todo eso con el fin de construir la narrativa necesaria y ganarse una legitimidad internacional para las futuras operaciones militares.

Al mismo tiempo, la situación de todxs lxs presxs en Turquía, incluyendo los de Imrali, sigue siendo volátil, en particular en tiempos de coronavirus. El liderazgo se ve aún más aislado del movimiento y de la gente en una extensión de la conspiración internacional que hay que entender como un ataque total contra la existencia misma del pueblo kurdo, las estructuras creadas por ello y las fuerzas democráticas en general.

A nivel mundial, la crisis financiera y de todo el sistema capitalista/estadista que surgirá como consecuencia de Covid-19 va a ser peor que aquella de la década de 1930. Aprendiendo de la historia y viendo los intentos actuales de los Estados en todo el mundo de moverse cada vez más hacia leyes de emergencia y medidas fascistas, es alarmante para todxs nosotrxs. Exige que nos preparemos. Los diferentes estados europeos están atacando la Revolución de Rojava no sólo como antes, es decir mediante beneficios financieros obtenidos de la venta de armas – un procedimiento que continúa con casi plena normalidad en tiempos de Covid-19 – , pero también aplicando medidas represivas contra aquellxs que han arriesgado sus vidas en la lucha contra las fuerzas del fascismo y en la defensa de la revolución aquí y en todas partes. Tenemos que estar preparadxs para responder a estos ataques y tener claro que el ataque a cualquiera de nosotrxs es un ataque a todxs lxs que estamos defendiendo los valores y prácticas de la revolución y trabajamos para seguir construyendo el confederalismo democrático, estemos dónde estemos.

tel rifaat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s